WC , tan antiguo como el hombre mismo

baño romano1

WC, artilugio especializado para evacuar los residuos procedentes del ser humano, es tan antiguo como el hombre mismo y aunque ha evolucionado, todavía hay lugares en el mundo donde no los encontramos al alcance de todos como un derecho humano. Si buscas en internet, se hace referencia desde la época primitiva cuando el humano empezó a utilizarlo:

Hace más de 4.000 años los cretenses en el palacio real de Cnossos ya contaban con una especie de inodoro que constaba de una cisterna, taza y un canal de desagüe.

En Oriente los antiguos hindúes, la higiene formaba parte del ritual religioso para y en 3000 a.C. las casas poseían ya instalaciones sanitarias privadas.

En la antigua Roma fueron famosos por su afición a los baños y la higiene. Como se ha podido ver en las ruinas más famosas: los Baños de Caracalla, la ciudad de Bath Ostia Antica, entre otros balnearios. Estaban abiertos al público y compartían este momento fisiológico entre senadores, soldados, comerciantes o artesanos sin pudor, y sin muros o mamparas separadoras, esculpidos en piedra o hechos de madera.

Hacia el año 1500 A.C., las casas de los aristócratas egipcios contaban con tuberías de cobre por las que fluía agua fría y caliente, y el baño corporal completo formaba parte de las ceremonias religiosas.

Los judíos otorgaron aún mayor importancia a los aspectos rituales del baño, pues según la ley mosaica la limpieza corporal equivalía a la pureza moral. Siguiendo las normas dictadas por David y Salomón, aproximadamente desde el año 1000 hasta el 930 a.C., se construyeron en toda Palestina complejas obras públicas para el suministro de agua.

En China también se hallaron restos de un inodoro en una tumba de un emperador de la dinastía Han, el cual se remonta entre el 206 A.C y 24 D.C.

En el Palacio de Versalles, Francia, Luis XIV hizo caso del pensamiento médico de la época que indicaba que el baño frecuente era perjudicial para la salud. Por ejemplo, se decía que la cabeza se debía lavar cada 20 días. Para ser considerado limpio en estos tiempos, eras suficiente lavarse las manos y el rostro. El baño de cuerpo entero se realizaba más o menos una vez cada año, con las consecuencias aromáticas que esto trae. Los baños se realizaban en grupo, en una bañera enorme. Primero se aseaba el padre de familia, y luego lo seguían la madre y los hijos.

Si analizamos el saneamiento desde esas épocas hasta ahora, en pleno siglo XXI, este ha tenido todo tipo de abusos, discriminación y otros obstáculos.

wc-romano 1

A pesar de ser considerado como un derecho humano ,2.400 millones de personas en todo el mundo usan servicios sanitarios deficientes, instalaciones en las cuales los excrementos humanos no están separados de manera higiénica del contacto con personas.

Aproximadamente mil millones de personas practican la defecación al aire libre, que se ha vinculado con desnutrición, retraso en el crecimiento y aumento de la diarrea, entre otras consecuencias perjudiciales.

El saneamiento es un derecho que emana del derecho a un estándar de vida adecuado y que reconoce a todas las personas el derecho a acceder a servicios sanitarios que brinden privacidad, garanticen la dignidad, y sean físicamente accesibles, asequibles, seguros e higiénicos en un ámbito social y culturalmente aceptable.

Porque entonces, las ciudades no cuentan con instalaciones que reflejen este derecho en entornos, como escuelas, parques, lugares de descanso en carreteras, en campamentos, en cárceles, espectáculos al aire libre y en todo lugar de trabajo: construcción, agricultura, etc.

Es indignante todavía encontramos con humanos orinando en las paredes de las grandes ciudades con toda la naturalidad de una época prehistórica.

Los gobiernos deben ocuparse del saneamiento entendido como un derecho humano y comprometerse a eliminar todos los obstáculos y abordar la discriminación.

También deben asegurar que sus inversiones en saneamiento incorporen la participación de grupos interesados y la rendición de cuentas por la falta de instalaciones adecuadas.

“La manera en que las personas pueden manejar sus funciones corporales es clave para la dignidad humana”, indico Amanda Klasing , investigadora de derechos de la mujer de Human Rights Watch. “Además de ser un agravio en el plano personal, la carencia de saneamiento afecta de manera significativa otros derechos humanos, como la salud y la igualdad de género”.

- Cristina de AESPE -


              GotaDeAguaPie

AESPE Registro Nacional de Asociaciones Nº 1-1-591419 CIF G-85189082 
Dirección Avda. de Madrid Nº5, Oficina 9-C
28500 Arganda del Rey -MADRID-

Tfnos.: 918 706 495 / 638 064 342
Copyright 2013 AESPE

Horario: 10:00 - 16:00
            Registro de nombre comercial mixto 295.464         Aviso Legal y Política de Protección de Datos         Política de Privacidad

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto